PRESERVACIÓN DE LA FERTILIDAD

Con los avances en Medicina y el progreso científico se han producido una serie de hechos importantes que han llevado a que la Preservación de la Fertilidad adquiera un lugar propio y relevante en la práctica médica.
Dar a varones y mujeres, ya sea niños y/o adultos, la mejor oportunidad posible de tener sus propios hijos biológicos se ha convertido en un desafío importante.

Hoy en día preservar la fertilidad es posible.

Los motivos para preservar el potencial reproductivo pueden ser de salud o sociales. La opción que nos ofrece la medicina reproductiva puede ser considerada como una elección cuando hay deseo de postergación de la maternidad ofreciendo la posibilidad de lograr mejores resultados, o como una necesidad de proteger la fertilidad como lo es en la patología oncológica dando una alternativa al futuro reproductivo.

Si hablamos de causas sociales, la postergación de la maternidad es cada vez más evidente en nuestra sociedad actual por razones personales, laborales y económicas. Esto impacta sobre todo en la mujer, ya que a diferencia del varón, con el paso de los años su capacidad reproductiva va disminuyendo, y lo hace en forma acelerada luego de los 35 años. Tanto la cantidad como la calidad de los óvulos se ven afectadas, y la posibilidad de embarazo puede verse comprometida y hasta volverse imposible en algunos casos.

La posibilidad de congelar espermatozoides ha estado disponible durante varias décadas, pero la alta complejidad de la formación de óvulos y las dificultades que existían en la vitrificación de los mismos, explican por qué la preservación de la fertilidad femenina hoy es un logro.
La Medicina Reproductiva puede preservar óvulos para ser fertilizados cuando la mujer lo decida. Se han desarrollado nuevas técnicas de congelamiento (llamada vitrificación) que logran conservar la capacidad fértil de los óvulos luego de este proceso, sin verse alterados o dañados, permitiendo que quienes deseen postergar su maternidad puedan hacerlo por el tiempo que necesiten.

Si la indicación médica es por enfermedad, hay estudios con altos niveles de evidencia que indican que la fecundidad representa una cuestión sumamente importante en el bienestar psicológico de las personas.
La posible alteración del potencial reproductivo en las mujeres jóvenes con enfermedades crónicas, malignas o genéticas se suele sentir como una “doble pena”.

En un porcentaje importante de tratamientos contra el cáncer se observa esterilidad como efecto secundario a la quimioterapia, radioterapia o tratamientos quirúrgicos. La posibilidad de almacenar sus propios gametos (óvulos y espermatozoides) ofrece a los pacientes la oportunidad de recuperar el potencial reproductivo y completar su descendencia más tarde.
Esto es posible en mujeres jóvenes que están en riesgo de insuficiencia ovárica prematura (o menopausia temprana), y en aquellos pacientes de ambos sexos que, gracias al aumento en las tasas de curación de muchas enfermedades que afectan a niños y adultos jóvenes han mejorado su pronóstico.
La vitrificacion de los óvulos durante un ciclo natural modificado, o mejor después de una corta estimulación ovárica controlada, representa actualmente el método más establecido de preservación de la fertilidad femenina.
El gran avance en este campo, es que la medicación para estimular a los ovarios, puede iniciarse aleatoriamente a lo largo del ciclo menstrual sin necesidad de esperar el comienzo de la menstruación, y permite la recuperación después de 10 a 15 días, de óvulos maduros directamente disponibles para su vitrificación.
En determinados casos es posible congelar y guardar embriones como forma de preservación.

La congelación de tejido ovárico también puede ser una opción viable, especialmente en las niñas que no menstrúan aún, y cuando el tratamiento no puede ser retrasado. A pesar de que la congelación de tejido todavía se considera experimental, alrededor de 60 nacidos vivos han sido reportados en todo el mundo.

Recientemente se encuentra en investigación la maduración in vitro de los óvulos. Esta técnica ofrece la oportunidad de congelar óvulos sin administrar hormonas a la paciente.
Por lo tanto, podría representar una opción interesante en pacientes jóvenes que deben someterse a tratamientos que son muy tóxicos sobre los ovarios, o cuando la administración hormonal está contraindicada.

Gracias a la PRESERVACIÓN DE LA FERTILIDAD se puede ser fértil tras sufrir una enfermedad que disminuye o anula la capacidad de ser padres, y se puede ser padres a edades avanzadas.

Visitanos

San Luis 2176 - 3er Piso

Mar del Plata - Buenos Aires - Argentina

Lunes a viernes 8 a 17 hs

Contactanos

Tel/Fax: +54 223 4938128/4917117

+54 223 599 7247 |solo mensajes|

+54 223 312 0621 |solo llamadas|

info@crecerreproduccion.com.ar

Forma Parte de Crecer

Envianos tu curriculum a:

rrhh@crecerreproduccion.com.ar

Visitanos

San Luis 2176 - 3er Piso

Mar del Plata - Buenos Aires - Argentina

Lunes a viernes 8 a 17 hs

Contactanos

Tel/Fax: +54 223 4938128/4917117

+54 223 155997247 |solo mensajes|

+54 223 312 0621 |solo llamadas|

info@crecerreproduccion.com.ar

Forma Parte de Crecer

Envianos tu curriculum a:

rrhh@crecerreproduccion.com.ar